domingo, 20 de noviembre de 2016

Un dragón me ha despertado

Domingo, 8:15 de la mañana, silencio, calefacción y ausencia de despertador. De repente, alguien me zarandea, es mi hija de siete años:

-¡Mamá, mamá!

-Vete a la cama, es muy temprano, ¿qué pasa?


-¡Por dios! Anda, vente aquí conmigo y dormimos un poquito más.

Mi hija se metió en la cama, pero en lugar de dormir me hizo un resumen pormenorizado de la obra que vimos ayer en el Teatro Calderón dentro de los XVIII Encuentros Te Veo, con M de Música, de Marionetas, de Magia y de Mitología, porque los dragones son seres mágicos y mitológicos. La obra Hay un dragón en mi bañera  es la adaptación en castellano de Per terra de dracs, que ha tenido mucho éxito en Cataluña, ahora sabemos por qué. 

Con Pep López,
domador de instrumentos
y dragones
El episodio de esta mañana sólo ha sido la guinda final de un pastel que nos hemos comido antes, durante y después, que es como se disfrutan los buenos espectáculos. Ayer veníamos en el coche ya debatiendo sobre cómo sería la obra, porque uno de nuestros cuentos favoritos es de dragones, aunque lo de la bañera nos descolocaba un poco. Cuando llegamos al teatro, nos recibió Pep López con su organillo y un gigantesco dragón junto al que te podías fotografiar, cosa que hizo mi hija encantada. Yo preferí hacerme la foto con Pep, y confieso aquí sin que nadie se entere, que ya estaba encandilada por el organillo y aún no había visto la obra.

Afonix Producciones y Pep López definen este montaje como concierto multimedia y encuentro que es una definición muy acertada de lo que pudimos disfrutar ayer mis hijos pequeños y yo, Todo el espectáculo gira en torno a los dragones, que son el hilo conductor y nexo de las distintas historias que se cuentan, protagonistas de las canciones, misteriosos, inteligentes, entrañables y simpáticos hasta cuando se comen a medio pueblo....Más allá de los dragones están el humor, la música con mayúsculas, el buen hacer de Pep sobre el escenario, la ubicuidad y simpatía de Pep Collell, músico polifacético, y por supuesto, los dibujos animados de Montse Baqués y las ilustraciones de Laura Príncipe.

Photocall de la entrada
Lo de ayer no fue teatro para niños, sino teatro con niños, y eso los niños lo perciben, lo viven y lo disfrutan con diferencia, y por supuesto, los padres también. Cantamos, bailamos hasta el punto de que nos costó mantenernos en nuestros asientos, reflexionamos, conocimos instrumentos nuevos, nos reímos todo el tiempo, nos emocionamos, montamos en patinete con las debidas precauciones..... interactuamos tanto que hasta tuvimos que ayudar a Pep con alguna rima. Yo salí agotada y mis hijos tarareando las canciones que nos habían "prohibido" cantar. Pocas veces salgo del teatro con la sensación de haber disfrutado de un espectáculo redondo de principio a fin, ayer fue una de ellas. Hay un dragón en mi bañera es lo que más me ha gustado de lo que he visto en estos XVIII Encuentros Te Veo.

Desde hace algún tiempo veo que las nuevas tecnologías y el contenido multimedia (como en este caso los dibujos animados), forman parte con mayor frecuencia cada vez del teatro infantil. A mí me parece un acierto porque a los niños hay que hablarles en su lenguaje para captar su atención, y luego te los puedes llevar a donde quieras. Eso ocurrió ayer, con un contenido multimedia totalmente coordinado con el discurso lingüístico de López y musical de Collell. Y una vez captada esa atención que Pep López se encargó de mantener hasta el final, recibimos una lluvia de valores (amor, respeto, empatía, amistad), conocimientos (instrumentos exóticos, fábulas mitológicas, culturas lejanas) y mensajes (acepta las diferencias, desconfía de los secretos, negocia, busca soluciones). Todo ello soportado en un espacio sonoro grandioso y tremendamente divertido con jazz, folk, swing y otros estilos, orquestado por varios músicos que acompañaban a ratos en escena a nuestros dos Pep. Además, entrenamos la memoria y a los mayores nos dieron una clase gratis de inglés...


Va a ser más difícil olvidar a este dragón que encontrar una princesa que se sepa el Himno de Riego. Hoy hemos estado recordándolo todo el día: las anécdotas, las canciones, comparándolo con otras historias que sabemos.  Hemos interiorizado el montaje y nos hemos declarado en rebeldía: vamos a mantener a este dragón en nuestra bañera hasta que Pep López vuelva por tierras castellanas.

3 comentarios:

  1. totalmente de acuedo contigo Esther. Los que hemos podido conocer los espectaculos de Pep Lopez sabemos que vale la pena ir al teatro.

    ResponderEliminar
  2. Perfectamente explicado. Un gran espectáculo.

    ResponderEliminar
  3. Estuve con mi hija en el Teatro Calderón y viajé desde Burgos para ver el espectáculo porque una amiga me lo había recomendado. Yo no conocía a ese actor-músico y me pareció algo extraordinario la gran capacidad para llenar un escenario él solo y con la simple ayuda de otro músico que lo acompañaba. Fue genial la manera conducir al público durante más de una hora y especialmente el mensaje final la obra. Un espectáculo familiar de mucho nivel pero no apto para mentes cerradas. Yo repetiré si vuelve.

    ResponderEliminar